Errores frecuentes en un Plan de Marketing

Estamos en la temporada de elaboración del Plan de Marketing, por lo que me gustaría compartir con ustedes una especie de “check list” de los errores más frecuentes en que muchas veces caemos en este proceso:

  • Menos es mas

No definir con claridad nuestro público objetivo. Por querer abarcar demasiado perdemos foco y diluimos nuestro esfuerzo. Además, es muy posible que nuestro presupuesto publicitario no nos alcance para llevar nuestra propuesta a un universo muy grande.

  • Los números no son opiniones

El diagnóstico en que basamos nuestro plan no está respaldado por datos cuantitativos válidos sino más bien en la percepción de algunas personas, que por más experiencia que tengan en el negocio, no necesariamente tienen clara la demanda y las oportunidades.

  • ¿Si no sabes a dónde vas como llegaras?

Los objetivos del plan no están bien definidos, lo cual hace que la evaluación del avance se preste a varias interpretaciones.

Se sugiere asegurarse que los mismos cumplan las siguientes características: Específicos, Medibles, Logrables, Realista y con una mera de Tiempo (S.M.A.R.T en inglés).

  • Las cosas no siempre salen como planeamos

El presupuesto de ingresos y gastos se define sobre la base de un solo escenario. Es mejor armarlo luego de haber analizado tres escenarios: optimista, realista y pesimista.

  • Lo que no se mide no se mejora

No se definen indicadores cuantitativos de cada objetivo del plan y por lo tanto no podemos medir el avance en el tiempo y tomar medidas correctivas a tiempo.

  • Todos estamos en el mismo barco

El plan es aprobado sin ser consensuado con las áreas de producción y de soporte. Como producto de esta omisión puede ser que muy tarde nos damos cuenta de que no vamos a poder llevarlo a cabo.

  • Objetivo y estrategia son pareja

Las estrategias no están atadas a los objetivos, por lo que es muy posible que para alcanzar aquellos que no tienen estrategia definidas, tengamos que improvisar a última hora, poniendo en peligro el resultado deseado.

  • El apurado trabaja doble

No dedicarle el tiempo adecuado a la elaboración del plan y/o hacerlo a última hora. Construir el plan requiere mucho análisis y reflexión, hacerlo con apuro es casi igual que no hacerlo. Es como entrar a un partido de futbol sin plan de juego, es muy posible que salgamos derrotados, salvo que la inspiración de alguien nos salve, es decir, nos salvaremos de chiripa. ¿Eso es lo que quieres para tu empresa?

Si bien es cierto que en un país como el nuestro es difícil planificar, el error más grande es no hacerlo, más aún con la velocidad que va cambiando la demanda y el crecimiento de la competencia. Lo que funciono ayer no necesariamente funcionara en el futuro.

Comparte esta información

Deja un comentario

Ir arriba